Una mujer australiana presenta una demanda colectiva contra la malla vaginal

0


En Australia se presentó una demanda colectiva contra la malla vaginal y podría ser la demanda colectiva contra un producto más grande en la historia del país. La demandante principal Julie Davis, presentó la demanda contra Johnson & Johnson luego de sufrir efectos secundarios devastadores a causa de productos de malla transvaginal.

Davis se sometió a una cirugía de malla transvaginal para tratar el prolapso de órganos pélvicos (“POP”), pero en vez de encontrar la cura, pronto comenzó a experimentar problemas. “No me sentía bien en el momento”, le dijo a ABC news, “Me dolía, me dolía mucho y sentía malestar en la zona baja. También sentía falta de energía, como si mi cuerpo estuviera luchando contra algo todo el tiempo”. Davis comenzó a sentir dolor al caminar y al tener relaciones sexuales. Los síntomas físicos le generaron un impacto psicológico. Davis comenzó a tomar antidepresivos y hasta informó haber tenido pensamientos suicidas.

El nuevo uroginecólogo de Davis, Richard Ried, explicó que “la malla estaba actuando como un rallador de queso en su cuerpo y había generado literalmente un agujero en la pared de su vagina”. La cicatriz de la malla fibrosa actuó como un “rallador” en la vejiga blanda. A Davis le quitaron la malla transvaginal a través de una intervención quirúrgica.

En julio de 2011, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (“FDA”, por su sigla en inglés) publicó una advertencia sobre la malla transvaginal, afirmando que los productos de malla vaginal eran un “gran riesgo” sin pruebas suficientes de brindar un beneficio clínico. Varios estudios han hallado que la malla transvaginal está asociada a índices altos de complicaciones y efectos adversos. El dispositivo fue aprobado para su comercialización sin pruebas clínicas porque fue considerado lo suficientemente similar a otro modelo aprobado previamente.

Ethicon, subsidiario de Johnson & Johnson, emitió una retirada del mercado de su línea de productos de malla vaginal Gynecare en junio de 2012. A pesar de que la empresa sostiene que la retirada no fue relacionada con temas de seguridad, los informes crecientes de las lesiones a causa de la malla transvaginal sugieren lo contrario.

La demanda colectiva contra la malla transvaginal liderada por Davis fue presentada el 14 de octubre de 2012, ante un tribunal federal de Australia. Aproximadamente 20.000 mujeres en Australia han recibido implantes de malla transvaginal, y tal como Davis, probablemente pronto busquen justicia y una indemnización.

También se han presentado demandas de la malla transvaginal contra los fabricantes de la malla en los Estados Unidos, en tribunales estatales y federales. Los efectos secundarios de la malla vaginal incluyen la erosión de la malla, dolor durante las relaciones sexuales, infección, problemas urinarios y la recurrencia del POP. Los abogados de la malla transvaginal de Bernstein Liebhard LLP están presentando demandas en representación de mujeres que sufrieron a causa de dispositivos defectuosos. Entendemos la naturaleza delicada de las complicaciones de la malla pélvica y podemos guiarla durante el proceso de litigio. Hable hoy con un abogado de malla pélvica para una revisión confidencial y gratuita del caso y llame al 1-888-342-9902.

Leave a Reply

National Law Journal Hot List Legal 500 Award