Demanda por la Malla Quirúrgica

Surgical Mesh Lawsuits are being filed by women nationwide.

Una imagen de la malla quirúrgica antes de ser colocada.

Miles de mujeres están presentando demandas por la malla quirúrgica contra diferentes fabricantes que incluyen a C.R. Bard y Johnson & Johnson. Si usted o un ser querido sufrió efectos secundarios adversos o complicaciones graves como resultado del implante de la malla quirúrgica, podría tener derecho a presentar una demanda por la malla transvaginal y obtener una indemnización por las lesiones.

Presentar una demanda por la malla quirúrgica

Los demandantes afirman que el implante puede erosionar a través de la pared vaginal y causar relaciones sexuales dolorosas, problemas urinarios e infecciones. Además, las pacientes pueden experimentar cicatrización vaginal, perforación del vaso sanguíneo o de la vejiga y recurrencia de la incontinencia o del prolapso.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), emitió una alerta de seguridad en 2008 en relación a las complicaciones graves asociadas a los dispositivos de implante de malla quirúrgica. En 2011, la la FDA reconoció que los informes de eventos adversos se habían quintuplicado en relación a las complicaciones a raíz de los implantes, alcanzando más de 3.800 informes de complicaciones de la malla quirúrgica. Además, la FDA cambió su postura previa respecto de la frecuencia de las complicaciones y en la alerta más reciente declara que las lesiones por la malla quirúrgica a causa del prolapso de órganos pélvicos (POP) no eran tan poco frecuentes.

Si usted sufrió una o más de dichas complicaciones y está considerando iniciar una demanda por la malla quirúrgica, consulte con un abogado experto, que la podrá ayudar a determinar sus derechos como demandante.

¿Por qué presentar una demanda por la malla quirúrgica?

Aquellas personas que eligen recibir una malla quirúrgica, en general lo hacen porque han sufrido de incontinencia urinaria de esfuerzo o POP, ya sea durante el embarazo o el parto. La malla quirúrgica es un tratamiento bastante popular y efectivo para ambos problemas. El cirujano coloca la malla a través de una incisión vaginal o quirúrgica e implanta el dispositivo directamente en la pared vaginal. La intervención, si bien es una operación relativamente de rutina, no es lo que está causando preocupaciones, es el dispositivo mismo es lo que está generando alarma.

Las mujeres que sufren efectos secundarios adversos luego de recibir la malla, generalmente tienen que someterse a una cirugía correctiva para que les extraigan el material. Dicho proceso no siempre es una intervención de una sola vez. Algunas mujeres tienen que someterse a dos o tres cirugías a fin de que se extraiga la malla completamente. Además, tal vez se necesiten más cirugías para reparar las partes de la pared vaginal que habían sido dañadas en el proceso. Para las mujeres que sufren de incontinencia de esfuerzo, el médico muchas veces recomienda un vendaje hecho de malla; estas intervenciones pueden causar complicaciones adicionales tales como exposición a la malla y obstrucción de la vejiga. En dichos casos, hay que quitar el vendaje y reconstruir los tejidos vaginales.

Para muchas mujeres, estas intervenciones no son nada fáciles; pueden llevar tiempo, significar mucho dinero y ser sumamente dolorosas. Otras veces, estas cirugías correctivas traen sus propias consecuencias. Algunas mujeres informan haber sufrido efectos secundarios graves tales como daño a órganos cercanos. Estas mujeres en general tienen un buen motivo para presentar una demanda por la malla quirúrgica, ya que nunca habrían sufrido estas complicaciones y lesiones de la malla quirúrgica, si el dispositivo hubiera sido seguro para el uso.

Marcas potenciales de una demanda por la malla quirúrgica

La advertencia emitida por la FDA incluía diferentes tipos y marcas de dispositivos de mallas quirúrgicas. Ethicon Inc., C.R. Bard, Boston Scientific y American Medical Systems están manejando actualmente demandas en las que se los acusa de que sus dispositivos son defectuosos. La mayoría de los dispositivos fabricados por esas empresas recibieron la aprobación de la FDA a través del programa de la Agencia 510(k), que no le exige al fabricante presentar pruebas previas a la venta, siempre y cuando los dispositivos sean similares a otros ya existentes en el mercado.

Las mujeres afirman que han sufrido por efectos secundarios adversos y buscan obtener una indemnización por los gastos médicos relevantes, que incluyen medicamentos, cirugías adicionales, salarios no percibidos y daños físicos y psicológicos.

Presente una demanda mientras haya tiempo

Si usted o un ser querido sufrió de efectos secundarios adversos o complicaciones a causa del implante de una malla quirúrgica y cree que tiene un caso, contáctese con nuestros abogados hoy mismo. La ayudaremos a determinar si tiene derecho a presentar una demanda por la malla quirúrgica y haremos todo lo posible para garantizar que reciba la indemnización justa por sus lesiones, facturas médicas y salarios no percibidos.  Llámenos hoy mismo al 1-888-342-9902 para hablar de sus opciones legales.  

National Law Journal Hot List Legal 500 Award