Algunos fabricantes de malla transvaginal resuelven demandas mientras que otros fabricantes resisten

0

Compensacion Por La Malla Transvaginal

Si usted cree que tiene un caso de implante de malla transvaginal fallido, Bernstein Liebhard puede ayudarla. Para comenzar, por favor llamenos al 1-888-342-9902.

En 1990 se introdujo la malla trasvaginal que prometía aliviar enormemente a las mujeres que sufren de prolapso de órgano pélvico o incontinencia urinaria por estrés (SIU, por sus siglas en ingles). A lo largo de los años millones de mujeres han recibido la malla por parte de distintos fabricantes incluyendo Boston Scientific, Coloplast, Cook Medical, Neomedic, American Medical Systems, C.R. Bard, y la Unidad Ethicon de Johnson & Johnson.

La incontinencia urinaria por estrés y el prolapso de órgano pélvico puede ocurrir por el parto o durante la menopausia, debido al debilitamiento de los músculos pélvicos. El prolapso de órgano pélvico se trata de unica caída gradual del recto, la vejiga o el útero en el área vaginal. SIU sucede cuando se debilitan los músculos pélvicos y causan incontinencia urinaria.

Los problemas con el dispositivo suceden cuando la malla comienza a erosionar a través de la pared vaginal. La malla también puede perforar la vejiga y el intestino. Desde el 2008 fecha en la que la FDA emitió su primera advertencia y en el 2011 cuando otro se emitió públicamente un segundo alerta y advertencia con relación a graves complicaciones con la malla transvaginal, las cortes en distintos estados se inundaron de miles de reclamos relacionadas al uso de la malla transvaginal.

Problemas comunes asociados a la malla incluyen:

  • Fibrosis y contracción vaginal
  • Dolor al sentarse
  • Infecciones
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor vaginal
  • Lesión en otros órganos incluyendo perforación
  • Sangrado y secreciones vaginales
  • Complicaciones neurológicas
  • Dolor crónico severo

Diseñado para dar soporte a los músculos pélvicos la malla transvaginal, de acuerdo a cientos de miles de reclamos presentados, ha fallado miserablemente en su promesa de ayudar a las mujeres que sufren de estas condiciones, y causó en ellas el desarrollo de infecciones, dolores extremos y el sometimiento a múltiples cirugías, que en algunos casos no fueron exitosas. En un caso de New Jersey, un jurado indemnizó con $11.1 millones en daños punitivos a la demandada que se vio obligada a someterse a 18 cirugías. Desafortunadamente, en algunas mujeres resulta imposible remover la malla así que se ven obligadas a sufrir dolor crónico durante años.

La indemnización por daños punitivos es otorgada en casos donde se consigue que el demandado es  negligente o muestra una indiferencia intencional o temeraria frente a los derechos y seguridad de otros, o porque debía tener conocimiento de que sus actos u omisiones posiblemente ocasionarían daños. En una exitosa demanda en contra de Johnson & Johnson y otros fabricantes, donde fueron indemnizados los daños, los demandantes demostraron que los acusados continuaron mercadeando, distribuyendo y obteniendo ganancias de sus productos de malla transvaginal a pesar de existir evidencia del alto riesgo de graves lesiones en mujeres.

Algunos fabricantes están transando con los demandantes

Luego de años de litigios dando como resultados masivos veredictos en contra de algunos fabricantes de mallas transvaginales, Boston Scientific anunció que llegó a un acuerdo con 2970 personas que presentaron reclamos en contra de sus productos Pinnacle, por la cantidad de $119 millones. Dos recientes veredictos en contra de Boston Scientific, uno en Miami por $26.7 millones para ser pagados a cuatro mujeres y otro en West Virgina por $18.5 millones, llevó a que la compañía llegara a acuerdos con el resto de los 22.000 reclamos que quedaron pendientes. Desafortunadamente, no todos los fabricantes comparten el mismo sentimiento, aun y cuando los abogados de los demandantes han logrado veredictos multimillonarios en demandas individuales.

Otros fabricantes se resisten a negociar acuerdos

Otros fabricantes de la malla transvaginal se han resistido a transar con los demandantes, aun y cuando la Unidad Ethicon de Johnson & Johnson está en conversaciones para llegar a acuerdos. La junta de C.R. perdió un caso de $5.5 millones en el 2012 pero a pesar de esto no se quieren sumar a Boston Scientific o a J & J en la búsqueda de acuerdos formales y discusiones relacionadas a las prominentes demandas en su contra.

Miles de reclamos en contra de los fabricantes que quedan sin resolver son parte del litigio de múltiples distritos o MDL en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito del sur de West Virginia en Charleston. Numerosos casos quedan pendientes en distintas cortes estadales alrededor del país.

Leave a Reply

National Law Journal Hot List Legal 500 Award